Masami Obari

Disclaimer: normalmente elaboro yo todas las entradas, pero teniendo una fuente fiable y muy extensa de Masami Obari en inglés, le he pedido al usuario de Twitter kraker2k que me permitiera traducir las entradas de su blog. Yo simplemente he traducido, actualizado y reorganizado sus posts.

Masami Obari es un animador, diseñador de mechas y personajes y director que ha estado trabajando en la industria del anime desde principios de los ochenta. Obari nació el 24 de enero de 1966 en Hiroshima y empezaría a trabajar recién salido del instituto, en 1984. Con 18 años entraría en el estudio Ashi Production, actualmente conocido como Production Reed. Obari creció viendo anime de finales de los 70 y principios de los 80, y como muchos otros animadores de esa década fue influenciado por Yoshinori Kanada. Obari ha comentado alguna vez, que si no hubiera visto el opening de Braiger –obviamente animado por Kanada- no se hubiera decantado por ser animador.

Es fácil caer en la tentación de clasificar a Obari como seguidor de la escuela Kanada, pero Obari fue capaz de asimilar el estilo y crear uno nuevo personal. El estilo de Obari se haría famoso a finales de los 80 y principios de los noventa e inspiraría a muchísimos de los futuros animadores. De hecho, se habla de que hay una escuela del estilo Obari e incluso muchos fans japoneses usan la palabra bari como verbo cuando algo se mueve o se parece al estilo de Obari.

Su inserción al mundo laboral, es cuanto menos, peculiar. Obari cuando iba al instituto era compañero de clase de Satoshi Urushihara; este siempre llevaba tres hojas de papel unidas como lo hacían los animadores. Un día, Obari mostró curiosidad y Urushihara le animó a que dibujara en ellas. Obari se percató que era muy fácil que sus dibujos se movieran y quedó irremediablemente enganchado. Desde entonces Urushihara le enseñaría varios trabajos de Kanada con los que Obari se asombraría de que una persona fuera capaz de hacer una animación tan carismática. Obari se obsesionaría por aprender como era creado el anime y durante sus vacaciones de verano usaría el dinero ganado en trabajos temporales para poder viajar a Tokyo y poder así concretar reuniones con varios estudios como Tatsunoko Pro y Kaname Pro. Allí conocería animadores como Kanada o Kazuhiro Ochi. De ellos aprendería a perfeccionar sus dibujos centrándose en la anatomía humana. Parece ser que durante esa época a él no se le pasaría por la cabeza pagar clases en escuelas de arte o universidades para aprender animar y se decantó más bien por un método poco ortodoxo pero más directo. Y la inversión le salió bien.

A medida que fueron pasando los años de instituto, él seguiría reuniéndose con animadores que le hablarían durante unas horas, enseñándole y ayudándole tanto a dibujar como a crear anime. Uno de los animadores con los que hablaría fue Toyoo Ashida, del que Obari recuerda que cuando se conocieron y este le echó una ojeada al cuaderno de Obari le espetaría “¡no puede ir por ahí copiando a Kanada!”. Al cabo de un tiempo indeterminado, en su última reunión, Ashida le preguntaría “Y bueno, ¿cuando empiezas a trabajar aquí?”. Se ha estipulado por qué tantos animadores experimentados y ocupados pasarían tanto tiempo ayudando a un chico que quería aprender a animar, y la única respuesta que se puede dar es que Obari tenía (y tiene) mucha carisma.

Tras terminar el instituto, Obari entraría a trabajar en Ashi Production con tan solo 18 años y su primer trabajo sería de intercalador en un anime de robots llamado Tokusou Kihei Dorvack. El siguiente anime en el que trabajaría fue Seijuushi Bismarck y ya fue promocionado en este a animador. Tras Bismark, seguiría trabajando en varios de los animes en los que Ashi era subcontratado, tanto series americanas como japonesas.

Su primer trabajo de importancia de su carrera fue cuando fue designado como diseñador de mechas en el nuevo anime de robots de Ashi Production, Choujuu Kishin Dancouga. Obari tenía solo 19 años y lo situó en el mapa. Obari además de trabajar como diseñador, animaría en 17 de los 38 episodios, y en dos de ellos fue además director de animación. Durante esta época Obari crearía su estilo único gracias a conocer animadores como Hirotoshi Sano y Hideki Tamura. Una de la anécdotas más conocidas de Dancouga es que Obari y compañía competían entre ellos para ver quien era capaz de animar las escenas con más líneas y detalles en ellas, y su juventud y entusiasmo hizo llevar esta competición al extremo. Obari (19) incluso tuvo tiempo de coger durante Dancouga a otro animador joven como aprendiz, este se llamaba Nakamura Kenichiro.

Dancouga terminó en diciembre de 1985, pero Obari no tendría tiempo a descansar ya que 1986 se presentaba ocupado. Mientras seguía trabajando en Ashi Pro también empezaría a involucrarse con otros estudios. Durante 1986 ayudaría en Kaname Pro (en series como Saint Seiya y Hokuto no Ken) y AIC le pediría que fuera el director de animación de los capítulos 2 y 3 de las OVA Fight! Iczer 1. En Iczer 1 Obari daría su propio toque a los diseños de los robots pese a que estos ya tenían otro diseño establecido en el primer capítulo. Toshiki Hirano, el director, le había pedido a Obari que rediseñara los robots para darles un aire más masculino y heroico a unos diseños algo femeninos. Hirano creía en el talento de Obari y le permitía esforzarse al máximo. Además de ser el director de animación de la tercera OVA, Obari contribuyó en ella con más de 80 escenas, la mayor parte de ellas en la batalla del incio, 5 minutos de lucha entre robots gigantes. Eso fue el indicador de lo que tenía por llegar.

La próxima vez que Obari se vería involucrado en otras OVA fue en otra serie dirigida por Hirano, Dangaioh. Como esta vez Obari le ayudaría desde el inicio, Hirano sabía como usar a Obari. Le puso a cargo de todo el acto final del primer capítulo. Tenía que crear el story-board, la animación y dirigir la escena por si mismo. Le dio total libertad para añadir si fuera necesario escenas que no estaban en el guión y finalmente Obari terminaría haciendo 120 escenas, en las que aparecían tanto personajes como robots, y Obari se encumbraría como uno de los mejores animadores mecha de mediados-finales de los 80.

Para resumir su trayectoria de sus primeros cuatro años de trabajo, se puede decir que a los 18 años ya tenía su propio estilo de animación, a los 19 ya era un diseñador mecha, a los 20 ya trabajaba como director de animación y a los 21 ya empezaba a trabajar como director (de episodios).

No es de extrañar que algunos le consideraran un joven prodigio, pero esta creencia se extendería cuando Obari animó el opening de Dragonar. Este opening fue totalmente animado por él, algo no fuera de lo común durante esa época, pero si lo era que todo el opening fuera espectacular. Obari recuerda pasarse su veinte cumpleaños trabajando en él. Pero puede que este opening se hiciera famoso por una anécdota. Obari cuando animó el opening adecuó las caras de los robots a su propio estilo más refinado, y al cabo de un tiempo el opening tuvo que ser redibujado siguiendo el estilo de Kunio Okawara.

Las malas lenguas durante mucho tiempo aseguraron que la orden de redibujar las caras de los robots venía de Bandai, ya que no concordaban con las caras de los juguetes que ellos vendían, pero Obari lo ha negado más de una vez. De hecho desde Bandai estuvieron encantados con el opening y le dieron el visto bueno a ser emitido, les gustó tanto que le pedirían que volviera para animar el segundo, algo que no pudo hacer por estar ocupado con otros producciones. La verdadera razón por la que tuvo que ser cambiado el opening es que muchos de los animadores más jóvenes quisieron seguir el ejemplo de Obari e intentaban animar las escenas con sus propios diseños dentro de los capítulo. Esto creaba sin embargo un caos enorme, así que los miembros del staff decidieron redibujar el opening con un modelo estándar.

Otro de los momentos a destacar de la carrera de Obari fue cuando lo eligieron para que dirigiera los capítulos 5 y 6 de Bubblegum Crisis. Ser director con 23 de una producción comercial era algo increíblemente raro. Obari decidió emplearse al máximo. Además de dirigir, dibujó los story-board de capítulos (el límite que muchos directores establecen) e hizo algunas escenas él mismo. Además de diseñar, claro está, muchos de los vehículos y robots que aparecen en los episodios. Estos capítulos se beneficiaron de sus esfuerzos, aumentando la calidad respeto a los anteriores y convirtiéndose en los favoritos para los fans.

En 1987 Obari abandonaría Ashi Pro y entraría en el estudio free-lance Minamimachi Bugyosho. En este período trabajaría en:

• Dangaioh caps 1-3 (Storyboard/AD/KA)
Hagane no Oni OVA (AD/KA)
Project A-Ko Película 3: Cinderella Rhapsody (KA)
Tokyo Vice OVA (KA)
Gunbuster cap 5 (KA)
Takegami (AD/KA)

De su paso por Gunbuster Obari recuerda que animó su escena en tan solo 30 minutos.

Gracias a trabajar en Minamimachi Obari logró trabajar en muchos anime distintos en que no hubiera podido participar si hubiera seguido estando involucrado a Ashi Pro. Esta es la principal ventaja de trabajar en un estudio free-lance, pero la desventaja es que tienes poco control en que te toca trabajar. Así que Obari decidiría en 1993 crear su propio estudio free-lance, el Studio G1. De este modo trabajaría en muchos producciones distintas, pero de forma más controlada. Durante los 90 su estudio se haría famoso por crear muchos openings tales como los de la franquicia Braves, Tekkaman Blade (tardó tres semanas en animar el opening y hacer los story-boards y mientras tenía una intoxicación alimenticia) o Magic Knight Rayearth entre otros. Más que un estudio en sí, G1-Neo (renombrado así en 2000-01) es más bien una alianza entre varios animadores donde comparten un edificio y pueden ir trabajando de forma free-lance con muchos anime distintos. Un acuerdo que aún dura a día de hoy.

Masami Obari es un animador producto de los primeros años de los ochenta, una era donde el estilo de Yoshinori Kanada había influenciado a todos los animadores de la industria. Como se ha comentado, se puede catalogar en un principio a Obari como un seguidor de Kanada antes de crear su propio estilo. Absorbió la esencia de Kanada a la vez que mimetizaba con otros animadores, como el modo de dibujar las posturas y el tempo de Masahito Yamashita y Hideki Tamura, o el inmenso detallismo de Hideaki Anno. Normalmente los animadores establecen su estilo al cabo de unos años de trabajar en la industria, es un producto de unos cuantos patrones con los que se sienten cómodos. Obari crearía su propio estilo cuando tenía 18 años. No se puede decir que el estilo de Obari sea una evolución del de Kanada, algo que si podemos decir cuando hablamos de animadores como Hiroyuki Imaishi o Seiya Numata.

Obari en vez de evolucionar el estilo Kanada, lo modifica. Partiendo de la base establecida por Kanada, Obari le añade un sentido de peso a los movimientos y les infunde hiper-realismo. Imaishi ha comentado alguna vez que cuando era joven también se había fijado en el estilo de Obari, y cuando vio sus escenas en Dangaioh pensó que estaba viendo una nueva rama paralela al estilo de Kanada. Dicho estilo normalmente se basa en imágenes exuberantes y frenéticas, mientras que Obari intenta crear unas formas realistas mientras mantiene el tempo del estilo Kanada.

Obari ha comentado que cuando conoció a Kanada por primera vez, le contó que su opening de Bryger le había influenciado en convertirse en animador, y a Kanada le gustó tanto esta afirmación que le invitó a una comida. Y su admiración no disminuyó con los años, cuando trabajaron juntos en el opening de Gaiking (el remake de 2005) Obari calificó como un honor que Kanada animara un story-board suyo. Durante la creación de susodicho opening, los productores de Toei no sabían seguro si Kanada podría trabajar con ellos ya que estaba trabajando en Square Enix así que le pidieron a Obari que animara la parte final, pero cuando confirmó su asistencia Obari cedió con gusto su segmento a su querido maestro.

A mediados de los ochenta existía un pequeño estudio llamado Kaname Production donde trabajaban muchos animadores del estilo Kanada. El estudio nació originalmente como un subestudio de Ashi Pro y ambos mantenían una estrecha relación. Cuando la OVA Genmu Senki Leda estaba siendo producida, muchos de los animadores de Kaname fueron a Ashi y trabajaron codo a codo con la gente que estaba animado Dancouga durante esa época. Debió ser entonces cuando Obari conoció muchos de los animadores del estilo Kanada, y hay dos que probablemente influenciaron el desarrollo del estilo Obari de un modo algo más directo, hablamos de Hideki Tamura y Hirotoshi Sano. Tamura fue un animador cárismatico de los ochenta que se retiró a finales de la década y Sano era otro animador impresionante que había jugueteado con el estilo Kanada. Obari los conocería cuando Tamura ya había animado la introducción de la OVA Prefectural Earth Defence Forces y Sano había trabajado en Birth o Zeta Gundam. Seguramente Obari conoció a Sano en Dancouga, donde absorbería parte de su estilo de dibujo, y a Tamura puede que durante el último capítulo de Seijuushi Bismarck, o sino seguro que se encontraron en Choujuu Kishin Dancouga.

Uno de los elementos básicos que Obari aprendió del estilo Kanada fue a insertar imágenes durante uno o dos frames que aparecen rápidamente en pantalla y luego desaparecen, los denominados cuadros de impacto.

Hablando un poco ya del estilo de dibujo de Obari, él tuiteó que durante los ochenta dibujaba siempre a mano alzada, un detalle curioso cuando mayoritariamente los robots tienen muchas líneas rectas y partes detalladas. Puede que el hecho de dibujar a mano alzada infundiera a sus robots características más humanas gracias a poder dar así unas líneas más curvadas que rectas y ángulos cuadriculados. Sus líneas un poco onduladas daban como se ha dicho un toque más humano. Este proceso de humanizar a los robots también se repercutía en las caras de las máquinas, ya que a Obari le gustaba dibujar robots con caras bellas. Su forma de dibujarlas es primero hacer una cara humana y luego añadir partes mecánicas para que parezca un robot. Según la ex-mujer de Obari, la animadora Atsuko Ishida, de joven Obari nunca usaba una goma de borrar ni dibujaba previamente unos borradores, siempre tenía una idea clara de que quería dibujar y como hacerlo.

Sin embargo a inicios de los noventa Obari empezaría a usar una regla y sus líneas empezaron a ser más limpias y rectas. Se puede apreciar su cambio de metodología en el opening de Yuusha Exkaiser, enteramente animado por él. Seguramente empezar a dibujar con regla le ayudó a disminuir su tiempo de trabajo.

Obari es un adepto de la animación limitada de Kanada, donde uno de sus puntos fuertes es un tempo que precisa de descartar frames intermedios durante el movimiento. Los personajes y robots saltan de un frame a otro sin marcar todo el arco de la moción. Aunque de forma pausada se ve claramente como faltan frames, cuando los ves todos seguidos tu cerebro automáticamente rellena el vació y te proporciona una escena dinámica. Un símil fácil para describir el tempo de Obari es fijarse en una goma elástica. Es como si la tensaras entre tus dedos y luego la soltaras de golpe para que saliera volando.

Obari adora dibujar posturas, incluso algunas llevan su nombre. Algunos detractores le critican que re-usa muchas de ellas, y aunque él conoce estas críticas, prefiere pensar en ellas como sus movimientos especiales. Los animadores más famosos siempre tienen algún movimiento que lleva su nombre, y a él le gusta que cuando la gente ve alguno de sus movimientos automáticamente piensen en él. Uno de sus tics más famosos es dibujar un relámpago en sus robots. En una parte u otra del cuerpo de los robots se puede apreciar un relámpago, que no necesariamente de una escena a otra tiene que estar en el mismo sitio. Este es un tic que se ha extendido entre varios de sus seguidores y que es muy distintivo del estilo Obari. Obari tiene multitud de posturas que va repitiendo y es muy difícil describirlas todas, así que mejor dejo esta imagen para que las podáis apreciar.

Si comentaré pero el “Obari Punch”, una moción muy típica de su estilo que varios animadores han imitado. El “Obari Punch” consiste en, mientras el robot/personaje mira la cámara, retrae el brazo para cargar el golpe, inclina la cabeza en la dirección opuesta y el brazo sale proyectado hacia delante hasta alcanzar la cámara.

Su época más productiva fue entre finales de los ochenta y principios de los noventa, cuando se centraba en animar antes de hacer un salto a dirigir. Muchos de sus anime mantienen la calidad de cuando él animaba, pero a medida que dirigía cada vez animó menos él mismo.

Se puede definir en tres partes la carrera de Obari; la primera abarca desde su debut en Ashi Pro hasta inicios de los noventa, justo antes de que debutara como director en Detonator Orgun. En esta era encontramos algunos de los mejores trabajos de animación de Obari, y también es la época que más se le recuerda entre los trabajadores de la industria, aunque fuera de Japón sea su período más oscuro. La segunda parte abarca entre mediados de los noventa y principios del nuevo siglo, cuando Obari pasó a ser un director donde sus obras cada vez tenían más fanservice. Esta época terminaría a principios de siglo cuando Obari pasó directamente a dirigir algunos anime hentai. Se rumorea que entre 2000-01 su estudió quebró y muchos miembros se fueron, y entonces lo tuvo que reconstruir otra vez. Posiblemente por eso Obari tuviera que dirigir anime hentai a principios de milenio. Ironicamente puede que en el extranjero esta sea la etapa por la que más se conoce a Obari.

La tercera parte empieza más o menos en 2005 y es un proceso lento durante el cual Obari vuelve a ganar confianza en si mismo y la gente de la industria vuelve a contactar con él. Se ha marcado el punto de inflexión fuera cuando trabajaba en Toei en el anime Gaiking LODM. Se rumorea que viendo el capítulo 13, donde trabajaron animadores del tamaño de Yutaka Nakamura, Sushio y Hiroyuki Imaishi, Obari volvió a motivarse para volver a animar y viajar a sus inicios. Desde entonces Obari empezó a animar cada vez más, creando varios openings, dirigiendo algunos anime y participando ocasionalmente en varios anime distintos. Parece ser que la demanda volvió a exceder la oferta, porque muchas veces Obari se ha visto obligado a declinar ofertas de trabajo.

Como curiosidad, Obari no trabajó en Gundam hasta que trabajó en el segundo y tercer openings de Gundam AGE. Por varios motivos anteriormente no había podido trabajar en la franquicia, y fue un sueño por fin cumplido cuando animó en AGE.

Con los años la animación de Obari también ha cambiado ligeramente; en su primera época las escenas de Obari estaban llenas de detalles y usaba altos ratios de frames. A partir de finales de la segunda era y la mayor parte de la tercera él ha disminuido el número de detalles y el ratio de frames de sus escenas.

Obari es un animador mecha –según sus propias palabras-, animar robots gigantes es su raison d’être. Los anime de mechas fueron los que le motivaron a entrar en la industria y muchos de los anime de los setenta han influenciado sus diseños. A los noventa empezó a trabajar en anime no mecha, y sus trabajos más icónicos de la década son las OVA de Fatal Fury y la subsiguiente película (de la que fue director). En esta franquicia Obari empezó a insertar fanservice –él mismo nunca ha negado que le gusta- y una de las anécdotas de la saga es el comentario que él dijo cuando estaba animando una escena donde los pechos de una chica rebotaban desafiando la gravedad. Según él, el movimiento de los pechos no dista mucho de animar explosiones o humo, y de ahí se creó la frase “Los pechos oscilantes son explosivos!”

Para terminar, mencionar alguno de los animadores que han sido influenciados por el estilo de Obari, en la lista hay gente ilustre como: Masahiro Yamane, Yoshinari Saito, Yousuke Kabashima, Yukihito Ogomori, Hiroiko Muatguchi, Ken Otsuka, Akira Amemiya, Hiroyuki Imaishi, Yutaka Nakamura, Takeshi Koike, Yoh Yoshinari, Kazuto Nakazawa o Takashi Hashimoto.

Anuncios

Un comentario en “Masami Obari

  1. Que tal. Gracias por traducir la nota de Kraker!!, hay poco en español acerca de este y muchos otros animadores.. Yo colabore con el para completar y corregir datos de su nota. Especialmente su etapa Minamimachi Bugyosho que era mi preferida. Soy investigador de estilos y produccion de animacion desde hace 17 años. Supongo que ya conoceras mi blog. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s