Kazuhide Tomonaga

Tomonaga es un animador que lleva activo desde los setenta y fue uno de los primeros en especializarse en el campo de los efectos especiales, convirtiéndose así en uno de los animadores más influyentes de su era.

Tomonaga sería durante los setenta la estrella del estudio Oh Pro, y más adelante pasaría a trabajar en el estudio Telecom. Tomonaga fue conocido por ser capaz de dotar de movimientos realistas las naves espaciales de la serie original de Yamato, o de otros anime de robots de Toei. Era capaz de infundir a objetos de gran tamaño un movimiento que convencía de su tamaño y peso. Gracias a sus trabajos fue uno de los pioneros en la corriente de dibujar robots y efectos más realistas; y la culminación de este periodo se puede apreciar en el clímax de la película Galaxy Express 999.

Las escenas del clímax las dibujó conjuntamente con un joven Yoshinori Kanada, con el que estableció una especie de rivalidad cordial. Fue gracias a Tomonaga que Miyazaki conocería a Kanada, ya que fue en uno de los últimos días de producción de Lupin III: El castillo de Cagliostro cuando Tomonaga hablaría de Kanada a Miyazaki. Miyazaki respetaba (y respeta) mucho a Tomonaga gracias a los numerosos proyectos en los que han trabajado juntos, y tras la valoración positiva de Tomonaga, Miyazaki le dedicó una atención especial a Kanada cuando lo conoció.

Como se ha dicho, Tomonaga es un colaborador recurrente de Miyazaki desde hace muchos años. Su relación con Miyazaki se forjó durante El castillo de Cagliostro (donde animó la famosa persecución inicial) y desde entonces ha participado en algunos de sus proyectos como sus capítulos de Lupin III, El castillo en el cielo, Sherlock Holmes o El viento se levanta.

Aparte de colaborar con Miyazaki, Tomonaga se hizo un nombre en occidente participando en series de animación como Batman Beyond: El retorno de Joker, Animaniacs, Superman y Cyber Six. Tomonaga también fue el director de animación de la legendaria película Little Nemo: Adventures in the Slumberland, cargo que ya había ocupado dos años antes -1982- en su piloto, donde animó además el vuelo nocturno (el resto de las escenas son de otros 3 animadores).

Pero a pesar de su prolífica carrera, Tomonaga ha estado asociado siempre a una franquicia particular. Hablar de Tomonaga es hablar de Lupin III.

Sus capítulos en la segunda temporada de la serie cuando aún trabajaba con el estudio Oh Pro llamaron siempre la atención (llegó a animar él solo uno entero), y más adelante se fue a Telecom para seguir participando en la serie y ha ocupado distintos cargos en varias de las películas de Lupin III, llegando a ser el director jefe de la serie más moderna de Lupin III (2015).

La animación de Tomonaga tiene dos facetas distintas; una más realista, con efectos especiales y animación mecánica detallada y precisa, donde se pueden ver explosiones detalladas y como la runa se propaga a cámara lenta en un millar de pequeños fragmentos.

Su otra faceta es totalmente opuesta, donde la animación de sus personajes es enérgica y divertida.

Está llena de poses y movimientos rápidos que pasan de una a otra de forma fluida y muy rápida (en contra de la animación de Kanada, que tiende a saltar de una pose a otra).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s