Masaaki Yuasa

Masaaki Yuasa empezó su carrera como animador en 1988, y desde entonces se ha convertido en un referente de la animación japonesa. Durante la década de los 90 su nombre solo sería conocido por unos pocos fans que lo admiraban por su genio creativo en sus trabajos para la franquicia Shin-chan. Auto-critico por su estilo de dibujo, aprovecharía el diseño amorfo de los personajes de la serie para convertir sus deficiencias en puntos fuertes, centrándose en crear un nuevo movimiento realista basándose en las formas, los contornos.

Esto lo aprendería tras trabajar con Shinya Ohira en la décima ova de The Hakkeden, una experiencia que lo influenció de por vida. Como animador, está muy influenciado por el realismo expresionista de Ohira, pero Yuasa, a diferencia de su mentor, prefiere desechar la densidad de capas de sus trabajos y busca la sencillez.

Desde el inicio ya demostró ser un artista hecho y derecho, en uno de sus primeros trabajos, en Chibi Maruko-chan (1990) ya exhibía una sesión de animación sin pausa, aprovechando los fondos, usando un arte psicodélico y muchas ideas nuevas interesantes.

Le gusta jugar con las perspectivas, tanto la de los personajes como las del espectador. Se podría definir sus trabajos como una explosión de creatividad salvaje. Sus episodios de Shin-chan están llenos de ángulos extremos, y movimientos realistas a la vez que incongruentes. Poco a poco iría recibiendo más responsabilidades dentro de los proyectos, y en 2004 lograría conseguir su debut directoral en la película Mind Game. Desde entonces ha dejado de lado el trabajo de animador para centrarse más en su rol como director, alcanzando la fama mundial.

Su interés para entrar en el mundo de la animación tiene origen una de las películas de Hayao Miyazaki: Lupin III: El castillo de Cagliostro. Cuando entró a finales de los ochenta en la industria, lo hizo en el estudio Asia-do, ya que en él trabajaban dos animadores que lo habían inspirado, Tsutomu Shibayama y Osamu Kobayashi. Este estudio era conocido por hacer OVAs de carácter más creativo, y este fue uno de los motivos que impulsaron a Yuasa a entrar en él.

Abandonaría el estudio en 1992 y trabajaría en la franquicia de Shin-chan durante unos años (ya había trabajado desde antes en él, gracias a la conexión que tenían el estudio Asia-do y el estudio Shin Ei, encargado de la animación de Shin-chan). Gracias a sus trabajos ahí, Shinya Ohira se fijaría en él y lo tomaría bajo su tutelaje, estableciendo una relación de amistad que todavía hoy dura.

A finales de los noventa ya demostró su inquietud por hacer anime más creativo, y muestra de ello son sus trabajos en el estudio 4ºC, de carácter más experimental (Noiseman Sound Insect y Cat Soup). Actualmente ha fundado su propio estudio Science Haru y tras colaborar en pequeños roles en distintas producciones, han anunciado que se encuentran elaborando su primer largometraje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s