Norio Matsumoto

Norio Matsumoto entró en la industria en los 90, y representa el tipo de animador autosuficiente, sin miedo y altamente creativo. Uno de los animadores más conocidos de la industria, ha ofrecido trabajos de calidad en multitud de proyectos. Matsumoto es un animador de acción, pero no se ha conformado solo con eso y ha trabajado en otras obras. Se le conoce por ser un trabajador disciplinado y rápido. En una entrevista, Toshiyuki Inoue comentó que él debía tener algún tipo de secreto para ser capaz de producir tantos dibujos de una calidad tan buena en poco tiempo. Sigue leyendo

Hideaki Anno

Aunque el Hideaki Anno director pueda generar mucha controversia, no hay ninguna duda que el Hideaki Anno animador –y es en esta faceta suya en la que me voy a centrar- es terriblemente bueno. Sus efectos especiales son su rasgo más característico. Sus explosiones y runa son hiperrealistas, detalladísimas y dignas de estudio, como bien comenta que hizo Toshiyuki Inoue. Sigue leyendo

Yoshinori Kanada

El genio de Yoshinori Kanada consistió en haber sido el primer hombre en darse cuenta que la animación es un seguido de dibujos. Como ha ocurrido con tantas otras cosas obvias en la ciencia y en la vida, hasta que cierto individuo no lo (re)descubre, el resto no se percata de ello. Kanada desbloqueó el potencial secreto de la animación, y gracias a ello el anime es tal como lo conocemos. Sigue leyendo

Jun Arai

Jun Arai, de apodo Arasan, es un animador perteneciente al estudio Giants. Es, para algunos, uno de los principales contribuyentes a la resurrección del estilo Kanada, y sus trabajos recuerdan a la animación de los 80. Aunque no todos opinan lo mismo; una vez un animador comentó por Twitter de forma educada que su estilo no representaba a la escuela Kanada, y él borró su cuenta durante unos días. Sigue leyendo